Tradición y costumbre más creatividad e innovación para obtener el primer lugar en concurso del cabrito 2016.

Cuando la creatividad e innovación son claves para alcanzar el éxito.

Los alumnos, Mark Mendoza de séptimo semestre; Mariana Serrano, María Paula González, Nabila Shaheen, Ana Paula Pesquera, Lizbeth Cerriteño, Allison Sosa y Alejandra Sánchez de quinto semestre; y Dulce María Casas de tercer semestre de gastronomía; junto con su profesor de gastronomía española y arte mukimono, el chef alemán David Jahnke fueron los ganadores del primer concurso de Cabrito en el 3er Festival de la Cerveza Artesanal.

img_7825

Esta era la primera vez que estos jóvenes participaban en un concurso culinario, al competir contra otros ocho participantes entre los que se encontraban expertos que se han dedicado al cabrito por generaciones así como escuelas de gastronomía, los alumnos sostienen que fue la originalidad de su receta la que los ayudó a lograr el éxito.

La textura, el sabor y la técnica, así como su presentación fueron los principales aspectos a calificar en el concurso, por lo que los alumnos utilizaron como herramientas de creación e innovación algunos ingredientes genuinos celayenses que resaltaran los valores de identidad y pertenencia así como la combinación de técnicas antiguas y modernas de cocción; tales como la técnica al vacío, tatemado y a la leña.

Para la preparación del “Cabrito con sabor a Celaya”, como los chicos nombraron a su platillo, fue necesario sellarlo al vacío con pirul, condimentarlo en el molcajete con hojas tatemadas de maíz, mantequilla, cerveza artesanal y varios tipos de chile.

 

img_7777

Los alumnos consideran este tipo de actividades extra curriculares como una plusvalía en cuanto a práctica, técnica y conocimiento; así como se sienten honrados de que su profesor les haya compartido su receta y les inculque valores como aprender a trabajar en equipo, tener actitud competitiva, escuchar las opiniones de todos, y adquirir habilidades de improvisación, ya que ellos llegaron al concurso con una idea planeada pero al momento cambian las cosas.

Cabe señalar, que estas habilidades que van adquiriendo los jóvenes, les prepara también para emprender en sus propios negocios donde podrán hacer uso de la tradición y riqueza cultural pero mezclándola con creatividad, innovación y tecnología para alcanzar nuevos públicos.

Satisfecho con los resultados y para continuar incentivando estos valores en sus estudiantes, el chef David planea hacer un concurso similar a este evento dentro de la Universidad de Celaya.

Muchas Felicidades

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: